La Cervejaria Trindade fue construida en 1836 en las ruinas del Convento de la Santísima Trinidad de los Frailes Trinitarios, fundado a finales del siglo XIII. Destruido en 1704 por un incendio, en 1755 por el famoso terremoto y, en 1756, después de su reconstrucción, por un nuevo incendio, el Convento acabó por desaparecer en 1834 con la extinción de las Ordenes Religiosas en Portugal. Fue comprado por Manoel Garcia, que montó aqui la primera fábrica de cerveza en Portugal. Inmediatamente después abrió la primera Cervecería, compuesta por cuatro salas y un patio, éste último en el espacio ocupado antiguamente por el Claustro.

Las dos primeras salas fueron decoradas hacia 1860, con magníficos paneles de azulejos con motivos de inspiración masónica. En los paneles de la deslumbrante sala donde funcionaba el antiguo Refectorio del Convento destacan figuras alegóricas, que representan a los cuatro elementos, a las estaciones del año y a la Industria y al Comercio. La gran sala del fondo, donde existió la antigua iglesia del Convento, debe su nombre a la artista plástica Maria Keil, que la decoró con paneles modernistas en mosaico de piedra representando motivos de la naturaleza. Al final, lo único que resta de la galería del claustro original del siglo XVIII es la Sala de los Arcos.